La Paz. El representante de la Oficina de las Naciones Unidas para el Control de las Drogas y la Prevención del Delito (Onudd), César Guedes, explicó este lunes que la exportación de la hoja de coca y sus derivados no se encuentra prevista en la Convención de Viena.

Por ello, el funcionario de la Onudd explicó que el retorno de Bolivia a la Convención Única de la ONU sobre Estupefacientes no significa que se viabilice la venta de la hoja milenaria a los países del mundo.

"Ese es otro tema, el tema de la exportación de coca no está previsto dentro de la Convención, porque la hoja de coca aún está en la lista de sustancias controladas, y para que se pueda exportar coca o los productos derivados es necesario que se extraiga el alcaloide, y ese proceso es caro, no es sencillo", precisó el representante de la ONU.

Asimismo, Guedes manifestó que la reserva del Convenio de Viena para Bolivia tampoco implica el incremento de las plantaciones en zonas no tradicionales.

"Hay que ser claros, no significa para nada la legalización de la hoja de coca, (porque este producto) sigue en la lista de sustancias controladas. No puedes tampoco salir con hoja de coca a otros países porque te expones a las normas del país donde vas", afirmó.

El funcionario de la ONU pidió al gobierno boliviano acelerar el estudio sobre el consumo de coca en el país, el cual debió ser presentado el 2009, para que se conozca con datos oficiales la cantidad de coca de las zonas tradicionales que es destinada al acullico (masticado) de la hoja.  

Tras la determinación de la ONU de reincorporar a Bolivia a la Convención de Viena a partir del próximo 10 de febrero, día en que entra en vigor para el país el Tratado sobre Estupefacientes y Sustancias Ilícitas, ahora se respeta el masticado de la hoja de coca o acullico.

Sin embargo, hubo percepciones muy diferentes en torno a este tema.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, en un acto de concentración masiva de cocaleros en Cochabamba, aseguró este lunes que no sólo se logró legalizar el masticado de la hoja verde, sino también el cultivo de la hoja de coca en Bolivia.

"No solo hemos legalizado el masticado, sino también el cultivo de coca en Bolivia. Este es el triunfo de esta hoja de coca en todo el mundo. La hoja de coca ahora no es estupefaciente, no es veneno, es parte de nuestra cultura y es nuestro alimento", aseveró.

En tanto, el canciller David Choquehuanca abrió el domingo la posibilidad de elaborar una estrategia para presentarla a la ONU, con el objetivo de que se permita al país la exportación de productos derivados de la hoja de coca.

"Así como nos hemos planteado desarrollar una estrategia para que los bolivianos podamos seguir acullicando, manteniendo nuestras tradiciones, también las organizaciones quieren llevar afuera nuestro mate de coca, pero en este momento la normativa internacional no lo permite", aseveró.

 Aclaró que la determinación de las Naciones Unidas sobre la despenalización del acullico se aplica en el territorio nacional y no a otros países.

Entretanto, el viceministro de la Coca, Dionicio Núñez, aseguró que se tiene que seguir luchando para que se exporte la coca y sus derivados.

"El masticado de la hoja traspasó las fronteras del país a Paraguay, el norte de Chile y Argentina, y la frontera con Brasil, además de consumirse hasta en países europeos", destacó Núñez.