Ginebra. La decisión del máximo tribunal de Venezuela de declarar inconstitucional una ley de amnistía que habría asegurado la liberación de activistas de la oposición fue muy decepcionante porque podría haber sido un paso hacia la reconciliación, dijo el martes la portavoz de la oficina de derechos humanos de la ONU.

El país miembro de la OPEP está inmerso en una amarga disputa política que ha empeorado desde que la coalición opositora obtuvo el control de la Asamblea Nacional en una votación en diciembre, prometiendo buscar la salida del presidente Nicolás Maduro este año.

Maduro había prometido que vetaría la ley de amnistía, que los opositores sostienen beneficiaría a adversarios de alto perfil al gobierno como Leopoldo López, quien fue arrestado en 2014 por acusaciones de que ayudó a incitar una ola de protestas antigubernamentales que dejaron 43 fallecidos.

"Es algo muy, muy decepcionante", dijo Ravina Shamdasani, portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en una rueda de prensa en Ginebra.

"No nos gustaría creer que este es el fin del camino. Nos gustaría alentar a todas las partes a explorar mayores vías para el diálogo", agregó.

Líderes opositores acusan a Maduro de usar a aliados en las cortes para atropellar la Asamblea, resaltando que diputados del gobernante Partido Socialista usaron sesiones, a fines de la legislatura anterior, para nombrar a militantes del partido como magistrados.

Shamdasani dijo que el Gobierno venezolano había pedido a la ONU un análisis legal de la ley y el informe demostró estar ampliamente de acuerdo con los estándares internacionales.

La ley de amnistía "era un gran paso hacia el diálogo y la reconciliación", afirmó la portavoz.

El Tribunal Supremo de Justicia dictaminó el lunes que la ley violaba la Constitución al promover la impunidad y dar amnistía por delitos que no eran elegibles.

El tribunal ha apoyado en repetidas oportunidades a Maduro en sus disputas con la Asamblea Nacional, luego de la victoria de la oposición en las urnas en diciembre que le otorgó una mayoría de dos tercios de los curules.

Shamdasani dijo que Naciones Unidas tenía serias preocupaciones sobre la independencia del poder judicial. El Comité de Derechos Humanos del organismo pidió el año pasado una reforma profunda para garantizar su independencia del Gobierno.

Líderes opositores acusan a Maduro de usar a aliados en las cortes para atropellar la Asamblea, resaltando que diputados del gobernante Partido Socialista usaron sesiones, a fines de la legislatura anterior, para nombrar a militantes del partido como magistrados.