La Oficina del alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos calificó este viernes de "racistas" los comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre El Salvador y Haití, que dijo que son "agujeros de mierda".

Rupert Colville, aseguró que no se trataba en este caso de una cuestión de "lenguaje vulgar", sino de "abrir la puerta al peor lado del ser humano, así como de validar e incluso fomentar el racismo y la xenofobia". "No se puede denigrar a países y continentes enteros como 'agujeros de mierda', cuya población no es bienvenida por no ser completamente blanca", continuo Colville. 

Trump cuestionó el jueves por qué Estados Unidos podría querer recibir inmigrantes de Haití y naciones africanas, refiriéndose a algunos como “países de mierda”, según dos fuentes familiarizadas con los comentarios.

"El comentario positivo sobre Noruega subraya el sentimiento (racista) muy claramente", puntualizó el portavoz del Alto Comisionado.

Según Colville, estos comentarios de Trump no son aislados y se enmarcan en un posicionamiento claramente xenófobo del presidente estadounidense.

Según Colville, estos comentarios de Trump no son aislados y se enmarcan en un posicionamiento claramente xenófobo del presidente estadounidense.

"Como los anteriores comentarios sobre los mexicanos o los musulmanes, las propuestas políticas contra grupos enteros en base a la nacionalidad, la religión, y su rechazo a condenar claramente las acciones antisemitas y racistas de los supremacistas blancos en Charlottesville, todo esto va contra los valores universales que el mundo tanto ha luchado por establecer desde la Segunda Guerra Mundial", sostuvo el representante.

En Sudáfrica, una política de alto cargo del partido gobernante Congreso Nacional Africano (ANC) declaró que las palabras de Trump eran extremadamente ofensivas.

“El nuestro no es un país de mierda, tampoco lo es Haití ni ningún otro país que esté sufriendo problemas”, dijo Jessie Duarte, subsecretaria general del ANC.

* Con información de DW y Reuters.