Un grupo de 12 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) recibió de parte de la Misión de las Naciones Unidas (ONU) un certificado "de la culminación de la dejación de armas individual, lo que les permite iniciar formalmente su reintegración a la vida civil".

A su turno, la estatal Oficina del Alto Comisionado para la Paz entregó a los insurgentes el comprobante por haber dejado las armas tras la firma del acuerdo de paz entre la administración del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla.

"Adicionalmente la Misión informa que en la actualidad cuenta con 41 contenedores y 52 cajas metálicas en los campamentos de las FARC, con la capacidad de almacenar decenas de miles de armas. La Misión tiene desplegados más de 600 observadores, entre hombres y mujeres en todo el territorio nacional para cumplir estas tareas", indica un comunicado de la ONU.

Con la entrega de armas del primer grupo de rebeldes, se iniciará en breve nuevas certificaciones para otros insurgentes que dejarán sus armas.

"De igual forma, la Misión de la ONU continúa activamente la campaña de extracción de caletas y destrucción de armamento inestable y tiene la capacidad logística y operacional de ejecutar la extracción del armamento dondequiera que se cuente con datos adecuados", afirma la nota.

La semana pasada, los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas visitaron una de las 26 Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN), donde se encuentran agrupados los guerrilleros de las FARC que se desmovilizarán.

El pasado 24 de noviembre, el presidente Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, conocido con los alias de "Timoleón Jiménez" o "Timochenko", firmaron el nuevo acuerdo de paz, que fue aprobado por el Congreso en diciembre pasado.