Damasco, Andina. Hasta 850 sirios habrían muerto durante la represión militar contra las revueltas contra el gobierno que se han prolongado durante dos meses y miles de manifestantes han sido arrestados, dijo la agencia de derechos humanos de Naciones Unidas.

Al menos tres personas murieron en la ciudad de Homs, en el oeste de Siria, después de que las fuerzas de seguridad abrieran el fuego contra los manifestantes en una nueva jornada de protestas contra el régimen de Bashar al Asad, citó DPA.

Miles de sirios volvieron a manifestarse contra el gobierno pese a la fuerte represión de fuerzas del Estado.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informó del fallecimiento de seis personas en Homs, y la ciudad meridional de Deraa, sin especificar cuántas fallecieron en cada lugar.

La oposición había llamado para ayer a marchas en todo el país en protesta por la reciente represión. En bastiones de los manifestantes como Homs, Hama, Banias y Deraa las fuerzas de seguridad detuvieron en las pasadas dos semanas a miles de personas, de cuya suerte no se sabe nada hasta ahora.

Por otro lado, el gobierno anunció que en los próximos días se celebrará un diálogo nacional.

El ministro de Información, aseguró que "el presidente ha recibido a personalidades de las distintas provincias para escuchar sus opiniones y demandas" e insistió en que el despliegue militar es para detener a los grupos armados.