"El interés por los niños siempre es primordial. La mayoría de estas familias salieron de Guatemala, Honduras y El Salvador huyendo de situaciones de creciente inseguridad y se les debería proteger. Urgimos a Estados Unidos a cesar inmediatamente la separación de las familias", afirmó este martes (05.06.2018) en rueda de prensa la portavoz de la Oficina, Ravina Shamdasani.

Tratar a los migrantes como delincuentes y quitarles a los bebés y a los niños va en contra del respeto a los derechos humanos, aseguró la portavoz Ravina Shamdasani en Ginebra.

La ONU estima que desde octubre han sido separados de sus padres varios cientos de niños. Sus padres son tanto migrantes como solicitantes de asilo.

La separación de las familias es una intromisión ilegal en la vida familiar, dijo la portavoz. Estados Unidos es el único país del mundo que no ha ratificado la Convención de los Derechos del Niño. "Los niños jamás deberían ser encerrados, independientemente del estatus migratorio que tengan o el de sus padres", añadió Shamdasani.

"Preopupa muchísimo que en Estados Unidos el control migratorio parezca estar siendo priorizado por encima del cuidado efectivo y la protección de los niños migrantes", subrayó en una rueda de prensa.