Ginebra. Las fuerzas del gobierno sirio han cometido violaciones de derechos humanos, entre ellas ejecuciones, en todo el país "a una escala alarmante", durante operaciones militares en los últimos tres meses, dijeron este miércoles investigadores de Naciones Unidas.

En su último informe, el equipo liderado por Paulo Pinheiro dijo que era incapaz de determinar quién perpetró la masacre de más de 100 personas en Houla en mayo, pero que "fuerzas leales al gobierno podrían haber sido responsables de muchas de las muertes".

También hubo múltiples denuncias de muertes a manos de grupos armados de la oposición que usan cada vez más dispositivos explosivos caseros en su revuelta contra el mandato del presidente Bashar al-Assad.