La Organización de las Naciones Unidas está preocupada por la violencia y las protestas que se registraron en las elecciones de Hatí celebradas este domingo, donde miles de haitianos salieron a las calles para exigir la anulación del proceso.

Minustah, misión de la ONU en ese país, llamó a "a población y al conjunto de los actores políticos a mantener la calma". Además recordó que si se deteriora la seguridad, tendrá consecuencias dramáticas sobre el número de víctimas del cólera que sufre el país, donde han muerto más de 1.600 personas, hay 70.000 fueron contagiadas.

El presidente del Consejo Electoral Provisional, Gaillot Dorsainvil, descartó anular los comicios, según consigna Prensa Latina, luego de asegurar que el proceso se desarrolló dentro de la normalidad.

"Hay que hacer un llamado a la prudencia y al sentido de la responsabilidad y no olvidar la realidad del país", dijo David Balsa, presidente de la Conferencia Eurocentroamericana.