Bogotá. El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, expresó este domingo su preocupación por la ola de ataques que ha protagonizado la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en territorio colombiano luego de concluir una tregua de tres meses, y pidió a las partes iniciar las negociaciones para reducir la violencia en el país.

"Expreso mi preocupación frente a los acontecimientos violentos de los últimos días y una posible escalada de los enfrentamientos en detrimento del proceso político y de la situación de las comunidades en las zonas afectadas por el conflicto", manifestó Guterres en el cierre de su visita oficial a Colombia.

El secretario de Naciones Unidas recalcó que es necesario que ambas partes reanuden los diálogos de paz, pero dijo que esto "requiere de una situación exenta de violencia y propicia para un diálogo eficaz y respetuoso".

El pronunciamiento de Guterres se realiza en medio de una reactivación de actividades ofensivas del ELN, lo que detonó la decisión del presidente, Juan Manuel Santos, de pedirle a las fuerzas armadas que ataquen "con contundencia" a esta guerrilla.

"Esto requiere de una situación exenta de violencia y propicia para un diálogo eficaz y respetuoso". Antonio Guterres.

Los ataques del ELN comenzaron la noche del martes 9 de enero, cuando expiró la tregua que sostuvieron por tres meses en el marco de las negociaciones de paz que se realizan en Quito (Ecuador) desde febrero de 2017. A raíz de los ataques, horas después de concluir la tregua Santos suspendió las negociaciones.

Luego de esto ambas partes hicieron declaraciones por separado en donde afirmaron su disposición de continuar dialogando para encontrar una salida pacífica.

"Patada a la paz". Sobre esta escalada de violencia por parte del ELN, la única guerrilla activa que opera en Colombia, el ex jefe negociador por parte del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, se pronunció y la calificó como "una patada a la paz".

Durante la visita de dos días a Colombia, Guterres se reunió con Santos, representantes del partido político conformado por la exguerrilla de las FARC, las fuerzas armadas y con el actual jefe de la delegación negociadora del Gobierno con del ELN, el exvicepresidente Gustavo Bell.

En cuanto a las FARC, Guterres resaltó el trabajo en implementar los acuerdos de paz, pero le insistió al Ejecutivo en que toda Colombia debe contar con presencia del Estado.

Por su parte, Luciano Marín Arango, alias "Iván Márquez", quien fue el líder de las negociaciones por parte de las FARC con el Gobierno, publicó este mismo domingo una carta dirigida a Guterres, en donde dice que el Estado "no ha adjudicado un solo centímetro de tierra a los guerrilleros, ni se han ejecutado los desembolsos necesarios para el inicio de proyectos productivos".