La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas pidió este viernes (11.05.2018) investigar las muertes en Nicaragua de 47 personas, la mayoría estudiantes, relacionadas con las protestas que se iniciaron en el país en abril.

En la rueda de prensa bisemanal de la ONU en Ginebra, la portavoz de la Oficina Ravina Shamdasani aseguró que "según informes de fuentes creíbles" 47 personas han fallecido hasta este viernes, incluyendo dos policías y un periodista.

Las protestas se iniciaron a mediados de abril como reacción a una serie de reformas de la seguridad social, pero ahora también reclaman la investigación y rendición de cuentas por estas muertes además de exigir "justicia y democracia".

La portavoz explicó que el pasado 7 de mayo el Alto Comisionado solicitó el acceso al país para poder recoger información de primera mano, esclarecer lo que ocurrió durante las protestas y reanudar el contacto con las autoridades en el país.

Shamdasani destacó que la Asamblea Nacional de Nicaragua ha creado una comisión para investigar las muertes, las denuncias de tortura y las desapariciones forzosas durante las protestas, sin embargo, recordó que "para que las investigaciones sean creíbles, deben ser transparentes, independientes e imparciales".

Reportan ataque armado a otra universidad. La sede de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), en la zona sur de Managua, fue atacada este mismo viernes por desconocidos fuertemente armados para desalojar a estudiantes que protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega, informó un dirigente estudiantil.

Víctor Cuadras, vocero del Movimiento Estudiantil 19 de Abril (M19A), dijo al canal 15 de televisión que el ataque lo iniciaron sobre las 02:00 hora local (08:00 GMT) por hombres de civil que dispararon con armas de fuego contra los estudiantes atrincherados en sus instalaciones.

"Nos están disparando con armas de fuego, necesitamos a la Cruz Roja y a una unidad de los bomberos" para evitar un incendio, indicó Cuadras. Agregó que los atacantes, presuntamente policías de civil y paramilitares, no ingresaron al campus universitario, sino que disparan desde un barrio situado enfrente de sus instalaciones.

Algunos estudiantes que se encuentran al interior del edificio dijeron que la acción armada había causado varios jóvenes heridos, pero la información no ha sido confirmada por el M19A.

El ataque a la UNAN, la principal universidad pública del país, se produjo después de una acción similar contra la sede de la Universidad Politécnica (Upoli), que, según el portavoz del M19A, dejó un estudiante de 18 años fallecido y al menos otras 11 personas heridas. Sin embargo, no se ha difundido ninguna información oficial de estos hechos por parte de la Policía Nacional ni de la vicepresidenta, primera dama y portavoz del Gobierno, Rosario Murillo.