La Organización de Naciones Unidas recalcó su transparencia luego de que el sitio web Wikileaks divulgara 250.000 documentos en los que Estados Unidos daba instrucciones para espiar a políticos extranjeros y altos funcionarios de la ONU, entre ellos el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La ONU dijo que "no está en posición de comentar sobre la autenticidad del documento que supuestamente indica actividades de recolección de información sobre funcionarios y actividades en las Naciones Unidas".

El comiunicado entregado por la organización, expresó además que, "la ONU es, por su naturaleza misma, una organización transparente que pone a disposición del público y de los Estados miembros una gran cantidad de información referida a sus actividades".

"Los funcionarios de las Naciones Unidas se reúnen regularmente con los Estados Miembros para informarles de las actividades de la ONU", continuó.

En el comiunicado se expresó además que la Carta de las Naciones Unidas, el Convenio de Sede (firmado en 1947), y la Convención de las Naciones Unidas (1946) "contienen estipulaciones relacionadas con los privilegios e inmunidades de la Organización".

Por último, la información entregada expresó que "la ONU confía en que los Estados miembros se atienen a lo que estipulan esos varios documentos".