Río de Janeiro. La operación "Lava Jato", que investiga la corrupción en la petrolera estatal Petrobras y la vinculada a la constructora Odebrecht, con cientos de políticos involucrados, "continuará fuerte", anunció  el nuevo director de la Policía Federal brasileña, Rogério Galloro.

"La ´Lava Jato´ continuará fuerte, y desde ahora, reafirmo el compromiso absoluto del ministro (de Seguridad Pública, Raul) Jungmann de reforzar el equipo", enfatizó.

"Las conquistas de los últimos años son sobresalientes para la Policía Federal e indestructibles para la historia de la institución. Esta responsabilidad apenas será respetada con dedicación, fidelidad constitucional y coraje", dijo Galloro tras asumir el cargo ante periodistas y autoridades.

El nuevo director general de la Policía Federal fue elegido por Jungmann, quien en su primera decisión, tras asumir el nuevo Ministerio de Seguridad Pública esta semana, destituyó a Fernando Segovia.

En días pasados, Segovia generó polémica al declarar que una investigación contra el presidente de Brasil, Michel Temer, por supuestas maniobras para favorecer a empresas del sector portuario "debía ser archivada por falta de pruebas".

El nuevo director de la Policía Federal brasileña informó que el equipo de agentes e investigadores que actúa en el caso "Lava Jato" continuará "íntegro", y se mostró decidido a reforzar el equipo.

"El futuro de la Policía Federal es imposible de entender sin considerar la necesidad de profundizar la integración interinstitucional contra el crimen. El crimen no es y no será más fuerte que el Estado brasileño. El crimen no vencerá", subrayó.

Agregó que la policía "fortalecerá la lucha contra el tráfico de armas, de drogas y de personas, y el combate incansable contra todo tipo de crimen".

Galloro es el primer director de la Policía Federal desde que la organización es comandada por el Ministerio de Seguridad Pública, ya que en el pasado dependió del Ministerio de Justicia.

El nuevo director de la Policía Federal ingresó a la institución en 1995, y desde entonces ha ocupado diversos cargos, incluso como agregado policial de la embajada de Brasil en Washington, Estados Unidos.