Bogotá. Un operativo de la Fuerza Aérea de Colombia (FAC) que incluyó un bombardeo contra un campamento de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el noroeste del país se saldó con diez muertos y tres personas capturadas, informó el Ministerio de Defensa.

La ofensiva militar se llevó a cabo en el caserío de Bejuquillo, jurisdicción del municipio de Cáceres, en el departamento de Antioquia, a unos 370 kilómetros al noroeste de Bogotá.

La operación fue ordenada a raíz de informaciones de inteligencia del Ejército sobre la ubicación del campamento de una célula del ELN que en las últimas semanas cometió atentados con explosivos en varios sectores de Antioquia y del vecino departamento de Córdoba.

Aeronaves de la FAC bombardearon el campamento en la madrugada de este martes, tras lo cual unidades militares en tierra ingresaron al lugar, donde capturaron a tres personas y encontraron 10 cadáveres.

El ELN anunció la semana pasada que mantendrá un alto el fuego unilateral entre el 9 y el 13 de marzo, para no obstaculizar el desarrollo de las elecciones parlamentarias.

Se trata de la acción militar más contundente contra el ELN desde que el pasado 9 de enero concluyera una tregua entre ese grupo guerrillero y el Gobierno, que había empezado el 1 de octubre de 2017 en medio del proceso de paz entre las partes.

Las negociaciones entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el ELN empezaron en febrero del año pasado en Quito.

Tras cuatro rondas de diálogo, el acuerdo más importante hasta ahora fue ese cese del fuego y de hostilidades.

Las dos partes se habían mostrado dispuestas a prorrogar la tregua bilateral al inicio del quinto ciclo de negociaciones, que estaba previsto para el 8 de enero.

Paz confusa. No obstante, los problemas empezaron cuando esa ronda de diálogo se pospuso para el 10 de enero.

Con la terminación del acuerdo del cese de fuego sin un compromiso para extenderlo, el ELN reanudó de inmediato sus ataques contra instalaciones de la fuerza pública y la infraestructura petrolera.

La ofensiva con explosivos llevó a Santos a suspender indefinidamente la negociación y a pedir reiteradamente al ELN coherencia entre sus palabras sobre la paz y sus acciones.

El ELN anunció la semana pasada que mantendrá un alto el fuego unilateral entre el 9 y el 13 de marzo, para no obstaculizar el desarrollo de las elecciones parlamentarias del próximo domingo.