Buenos Aires, EFE. La diputada argentina Elisa Carrió, de la opositora Coalición Cívica (CC), presentó ante la justicia nuevas pruebas sobre los presuntos vínculos del empresario Lázaro Báez, relacionado con el kirchnerismo, con una supuesta trama de lavado de dinero, informaron este miércoles a Efe fuentes del partido.

Carrió denunció este martes que Báez habría sacado de una bóveda de la casa de campo que posee en la localidad de Río Gallegos, ubicada en la provincia sureña de Santa Cruz, dinero, armas y documentos que podrían servir como pruebas para la investigación.

En la denuncia presentada, a la que tuvo acceso este miércoles Efe, la diputada aporta fotografías del "supuesto desmantelamiento de la bóveda y el traslado de las valijas que contendrían dinero, bolsos con armas, municiones y documentación".

El documento aportado por la diputada incluye además un dibujo del sótano de la casa de Báez, con una zona destinada a una cava y otra a "una bóveda de grandes dimensiones".

Según Carrió, la operación se llevó a cabo el pasado 14 de abril, un día después de que en un programa de la televisión local argentina se denunciara que el empresario es parte de una presunta trama de blanqueo de capitales que actúa en al entorno del kirchnerismo.

En respuesta a la denuncia, Báez abrió las puertas de su casa a la prensa este martes y negó la existencia de la bóveda y los depósitos secretos.

En respuesta a la denuncia, Báez abrió las puertas de su casa a la prensa este martes y negó la existencia de la bóveda y los depósitos secretos.

Según las denuncias periodísticas realizadas desde el pasado abril en el programa "Periodismo para todos", millones de euros pertenecientes al empresario fueron llevados desde Argentina a Uruguay y de ese país hasta Panamá o Belice para ser finalmente depositados en bancos suizos.

El supuesto entramado financiero que afectaría al entorno del matrimonio Kirchner estaría compuesto por más de 50 sociedades anónimas falsas mediante las que el dinero negro iba a parar a las cuentas en el exterior.

Báez está imputado junto a uno de sus hijos por el delito de lavado de dinero, al igual que los financieros Leonardo Fariña y Federico Elaskar y Fabián Rossi y el contador Daniel Pérez Gadín.