Buenos Aires. La oposición argentina propinó en la Cámara de Diputados un duro golpe a la presidenta Cristina Fernández, al aprobar un proyecto de ley tendiente a reforzar el control de los decretos de necesidad y urgencia (DNU).

La propuesta legislativa fue aprobada por 142 votos a favor y 98 en contra, pero ahora debe ser revisada por el Senado, donde las fuerzas entre la oposición y el oficialismo están más parejas.

En concreto, el proyecto establece que los DNU deben ser aprobados por las dos ramas del Congreso Nacional, y que para mantener su vigencia debe contar con el visto bueno de los legisladores antes de los 60 días de su emisión.

De esta manera, el controvertido decreto de Fernández para pagar la deuda pública, promulgado en diciembre de 2009, habría expirado en febrero pasado, según consigna Clarín.

En el caso de que alguno de los dos cuerpos no se expida, el DNU quedará automáticamente rechazado, consigna la estatal agencia Telam.

La presidenta Fernández se ha enfrentando en los últimos meses al Congreso Nacional, luego de que dictara un DNU que la facultaba para utilizar las reservas del Banco Central para pagar compromisos con tenedores privados de bonos del país.

Los choques de poderes se producen previo a que Argentina espera lanzar un demorado canje de bonos impagos por US$20.000 millones, con el objetivo de retornar a los mercados internacionales de crédito.