Caracas. La oposición venezolana asumirá este martes la mayoría calificada de la Asamblea Nacional, en medio de una creciente confrontación política luego de que el "chavismo" gobernante perdiera el control del poder legislativo por primera vez en 16 años.

La juramentación se realizará días después de que el máximo tribunal del país ordenara suspender la proclamación de cuatro diputados electos -entre ellos, tres opositores- poniendo en entredicho la mayoría de dos tercios lograda por la oposición y con cuyas prerrogativas podría implementar cambios de fondo.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha desafiado la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), tachándola de "inconstitucional", y ha prometido que sus 112 diputados electos tomarán posesión el martes.

"Ninguna decisión burocrática y mucho menos por un organismo absolutamente carente de legitimidad de origen, puede trastornar o estafar la voluntad popular", dijo el lunes el diputado opositor Henry Ramos, quien reemplazará en la presidencia de la Asamblea a Diosdado Cabello, número dos del chavismo.

La ceremonia empezaba a preocupar a algunos analistas que veían como probable un choque entre grupos opositores y del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que marcharán hacia la sede de la Asamblea, en el centro de Caracas, acompañando a sus diputados electos.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a sus adversarios de haber comprado votos en las parlamentarias de principios de diciembre y atribuyó la derrota a la "guerra económica" que ha exacerbado la inflación y escasez de bienes y que tiene como fin sembrar el caos para luego desbancarlo.

La oposición denunció las impugnaciones de diputados como un intento de "golpe de Estado judicial" ante diversos organismos internacionales y el lunes, el Departamento de Estado estadounidense expresó su "preocupación" por lo que calificó como una interferencia del Gobierno en la Asamblea.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a sus adversarios de haber comprado votos en las parlamentarias de principios de diciembre y atribuyó la derrota a la "guerra económica" que ha exacerbado la inflación y escasez de bienes y que tiene como fin sembrar el caos para luego desbancarlo.

Ramos, abogado de 72 años, de discurso frontal y polémico, ha dicho que el primer punto en agenda de la nueva Asamblea, de 167 escaños, será una Ley de Amnistía que buscará liberar a decenas de quienes consideran "presos políticos", a pesar de la negativa de Maduro.

Mayoría calificada en riesgo. A pesar de que la bancada opositora sólo necesita la mayoría simple para aprobar una Ley de Amnistía, requiere los dos tercios -en duda- para promulgar o modificar leyes orgánicas, convocar a una Asamblea Constituyente y nombrar a los integrantes de los otros poderes públicos.

De prosperar todas las impugnaciones oficialistas, se podría ordenar la repetición de los comicios en las circunscripciones en disputa, donde la oposición conquistó nueve diputados y el oficialismo, uno.

Pero, según expertos, no sólo la mayoría calificada de la oposición está en riesgo: si los diputados impugnados se juramentan el martes, las decisiones que tome la nueva Asamblea serían nulas porque la constitución irregular de ese poder público.

"Viciaría de nulidad todas las decisiones que se tomen", dijo Luis Martínez, ex presidente de la Sala Electoral del máximo ente judicial del país, el TSJ.

"Si, por el contrario, la oposición decide no juramentar a los impugnados, entonces perderían los dos tercios de mayoría", agregó Martínez.