La oposición de centro izquierda exigió este sábado al gobierno de Sebastián Piñera asumir su responsabilidad política tras la renuncia del director del Instituto Nacional de Estadística (INE) en medio de acusaciones de manipulación de las cifras del último censo y los índices de inflación.

"El gobierno tiene que asumir la responsabilidad, no sólo política de lo sucedido con la salida del director, sino que también a la brevedad tomar las medidas para reducir los efectos en la economía familiar de millones de chilenos", dijo la senadora Ximena Rincón.

Un reportaje de la revista electrónica Ciper señaló que el INE presentó la cifra de 16.600.000 personas como efectivamente censadas en 2012, lo que difiere de los 15.800.000 que habrían sido realmente encuestados.

La denuncia derivó en la renuncia del titular del organismo, Francisco Labbé, y una denuncia formal ante el Ministerio Público.

Los cuestionamientos se suman a las dudas planteadas por algunos operadores de mercado sobre las cifras de inflación que se divulgan oficialmente, poniendo en cuestión por poco representativa la metodología utilizada.

Esta serie de cuestionamientos fueron encabezados por el local Banco de Crédito e Inversiones (BCI).

"No basta con la renuncia del director, sino que se requieren respuesta concretas de los ministros de Economía (Pablo Longueira) y de la ministra del Trabajo (Evelyn Mathei)", dijo la legisladora.

"El gobierno tiene que fijar un plazo y un cronograma claro para saber la forma en que va a enfrentar la manipulación de los datos del IPC (Indice Precios al Consumidor- Inflación) y del Censo con los respectivos efectos en la economía", agregó.

"Por lo demás, es fundamental la revisión de las cifras del INE para el desarrollo de políticas públicas y el tema no se soluciona con la salida del señor Labbé", señaló la legisladora Rincón.