Santiago. Un partido opositor en República Dominicana amenazó con protestar contra lo que califica de fraude en los recientes comicios municipales y legislativos, pese a que la autoridad electoral dijo que fueron transparentes y que el oficialismo triunfó contundentemente.

El opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD) advirtió que está dispuesto a reclamar violentamente un reconteo de votos en algunas mesas en los comicios del domingo pasado donde dijo habría sido víctima de un "fraude colosal".

"Defenderemos la soberanía del voto popular en todos los escenarios que demanden las circunstancias", alertó el jefe encargado del PRD, Andrés Bautista, en una conferencia de prensa.

El PRD fue considerado por analistas como el gran perdedor de la contienda, pues perdió los cuatro asientos que tenía en el Senado, donde quedó sin representación y redujo su poder en alcaldías y en la Cámara de Diputados.

Según los resultados preliminares oficiales, el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ganó 31 de los 32 senadores, 105 de 178 diputados y 92 de los 155 alcaldes, además de casi el 60 por ciento de los concejales.

La oposición quedó sin representación en el Senado, pero obtuvo 75 diputados y 57 alcaldes.

El Ejército reforzó desde el jueves la seguridad en locales de varias juntas electorales municipales donde activistas de oposición se movilizaron exigiendo un reconteo de sufragios tras denunciar que en la revisión de votos nulos y observados se favorece "fraudulentamente" al gubernamental PLD.

El PRD presentó pruebas del presunto fraude argumentando que hubo datos adulterados en numerosas actas, revisión fraudulenta de votos nulos, descuadres entre votos y electores, compra de cédulas y hasta intercambio de "droga por voto".

Otra dirigente del PRD Yanilda Vásquez sentenció que el país, famoso por sus paradisíacas playas, "se encenderá" si sus reclamos no son atendidos.

Sin embargo, el presidente de la Junta Central Electoral, Julio Cesar Castaños Guzmán, advirtió que el tribunal no actuará bajo presiones y reiteró su convicción de que el proceso comicial se desarrolló en forma "transparente y de manera ejemplar".

Sus declaraciones fueron apoyadas por reportes de observadores internacionales que supervisaron las votaciones.

"En todos los colegios electorales que operaron en el país hubo una sana administración del proceso", sentenció Castaños, quien advirtió que las protestas debieron consignarse en las actas electorales pues, de lo contrario, "son inadmisibles".

Pese a que la campaña electoral se desarrolló generalmente de manera pacífica, el día de las votaciones se presentaron hechos violentos aislados al cierre de las mesas que dejaron un saldo de al menos cuatro muertos y 10 heridos.

La noche del lunes, un día después de las elecciones, otras tres personas murieron durante enfrentamientos entre activistas del Gobierno y de la oposición.