Kingston. El principal partido de oposición de Jamaica aprovechó una ola de descontento ante una mala economía para conseguir una gran victoria en las urnas el jueves, en unas elecciones que llevaron a la ex primera ministra Portia Simpson Miller de vuelta al cargo.

Resultados preliminares oficiales mostraron que el Partido Nacional del Pueblo de Simpson Miller, o PNP, conquistó 41 de los 63 escaños en juego en las elecciones nacionales.

Los resultados dieron el Partido Laborista de Jamaica (JLP, por su sigla en inglés) del primer ministro, Andrew Holness, sólo 22 asientos.

"El pueblo de Jamaica ha hablado", dijo Holness, de 39 años, a los periodistas la noche del jueves después de llamar a Simpson Miller, de 66 años, para aceptar la derrota.

"Le deseo lo mejor al nuevo gobierno", dijo. "Hay desafíos que enfrentarán, desafíos que tenemos bastante en cuenta. Y esperamos, por el beneficio del país y para el interés del pueblo de Jamaica, que hagan un buen trabajo.

El JLP de centroderecha es visto como un poco más conservador que el PNP de Simpson Miller, que perdió por estrecho margen las elecciones generales en el 2007 después de que ella sirvió brevemente como primera ministra de Jamaica.

Pero no hay grandes diferencias ideológicas entre los partidos, en un país, alguna vez conocido por la sangría política. Analistas han dicho que ninguno de los dos partidos tendrá mucho margen de maniobra en el cargo al enfrentar una enorme carga de deuda y el alto desempleo.