Lima. Dirigentes opositores criticaron este lunes al gobierno peruano tras revelarse que Antauro Humala, el hermano del presidente Ollanta Humala, fue autorizado a salir de la prisión militar en la que cumple una condena de 19 años de cárcel para cobrar un cheque.

Legisladores del fujimorismo y dirigentes del Partido Aprista Peruano (PAP) aseguraron este lunes que esto confirma los supuestos privilegios de los que goza Antauro y anunciaron que pedirán explicaciones al ministro de Justicia, Daniel Figallo, y al jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Pérez Guadalupe.

El programa "Cuarto Poder", de la cadena local América Televisión, informó el domingo de que el hermano de Humala dejó el 14 de enero pasado su centro de reclusión para cobrar un cheque en la oficina del Banco de la Nación dentro de un cuartel militar de Lima.

Al interior de ese cuartel también se ubica la cárcel en la que Antauro, un ex mayor del Ejército, cumple una condena de 19 años de cárcel por haber dirigido una rebelión que causó la muerte de 4 policías y 2 civiles durante la toma de la comisaría de la ciudad andina de Andahuaylas, en 2005.

Aunque consideró que hubo una "irregularidad" en ese permiso, Pérez Guadalupe admitió que Antauro salió de la prisión, pero precisó que lo hizo con grilletes y debidamente custodiado.

El secretario general del Partido Aprista, Jorge del Castillo, declaró este lunes al Canal N de televisión que esto revela el favoritismo que recibe Antauro por ser hermano del jefe de Estado.

"¿Cómo se puede calificar este tema? Resulta escandaloso. Un cheque es endosable por su propia naturaleza. Lo firma atrás y lo cobra otro. Se acabó", dijo Del Castillo.

El congresista Pedro Spadaro, uno de los portavoces de la bancada fujimorista, anunció que pedirá a la Comisión de Justicia del Parlamento que convoque al ministro Figallo y a Pérez Guadalupe.

Spadaro recordó que no es la primera vez que el hermano de Humala es vinculado con actos que vulneran el comportamiento de un recluso y dijo que esto permite ver "la mano blanda del Ministerio de Justicia para este señor".

Pérez Guadalupe anunció que se sancionará a dos funcionarios que, en su opinión, hicieron una "irregular interpretación" de la ley penal, que indica que los directores pueden conceder permisos a presos para que realicen gestiones extraordinarias.