La primera vuelta de las elecciones municipales brasileñas del domingo pasado dejó al opositor Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) en situación de elegir el mayor número de alcaldes en las capitales estatales, en un contexto de fuerte fragmentación política, destacaron hoy observadores locales.

Según los resultados de la jornada de la víspera, los socialdemócratas tendrán ocho candidatos en la segunda vuelta a disputarse el 28 de octubre, mientras que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), de la presidenta Dilma Rouseeff, tendrá seis candidatos en las capitales.

Los dos partidos eligieron un alcalde cada uno directamente en la primera vuelta -el PSDB en Maceió y el PT en Goiania-, y disputarán frente a frente el mayor colegio electoral del país, la ciudad de Sao Paulo, en la segundo consulta comicial.

También salió fortalecido el Partido Socialista Brasileño (PSB), aliado del gobierno de Rousseff, que obtuvo en primera vuelta la alcaldía de Belo Horizonte y Recife, y disputará en segunda vuelta otras tres capitales.

El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente Michel Temer, obtuvo las alcaldías de Río de Janeiro, el segundo mayor colegio electoral del país, y de Boa Vista, disputando además tres capitales en el segundo turno.

El aliado al gobierno Partido Democrático Laborista (PDT) retuvo la alcaldía de Porto Alegre y disputará la segunda vuelta en otras tres capitales, mientras que el también aliado Partido Progresista (PP) venció en Palmas y disputará en Campo Grande.

El opositor Demócratas (DEM) eligió en primera vuelta el alcalde de Aracaju, y disputará con el PT el tercer mayor colegio electoral entre las capitales, Salvador de Bahía.

El opositor de izquierda Partido Socialismo y Libertad (PSOL) disputará dos capitales en segunda vuelta, conforme el resultado de la consulta.

Además, disputarán en segunda vuelta en una capital los Partidos Popular Socialista (PPS), Comunista do Brasil (PCdoB), Social Cristiano (PSC), Verde (PV), Laborista Cristiano (PTC), Social Demócrata (PSD) y Laborista Brasileño (PTB).

La fragmentación partidaria brasileña queda ratificada por el hecho de que siete partidos diferentes vencieron en las nueve capitales que definieron la elección en primera vuelta: PSDB, PT, PMDB, PSB, PDT, DEM y PP.