Caracas. A escasos cuatro meses de efectuarse en Venezuela las elecciones legislativas, la principal alianza opositora al gobierno "Mesa de la Unidad Democrática" (MUD) acentúa sus divisiones internas tras la expulsión del partido Socialcristiano Copei.

La directiva de la MUD hizo pública este miércoles la remoción de la conocida "tolda verde" -organización con más de 60 años de trayectoria partidista en el país- luego de que sus representantes fueran destituidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

La decisión administrativa del máximo ente judicial, derivó de una denuncia emitida por representantes regionales de Copei, quienes señalaron irregularidades internas en la elección de candidatos para los comicios parlamentarios del próximo 6 de diciembre.

La dirección del partido Socialcristiano fue sustituida por una comitiva "ad hoc", que presentó una serie de candidaturas, y que inmediatamente fueron rechazadas por la coalición opositora ratificando la expulsión.

Tras el hecho, el presidente del Parlamento venezolano, Diosdado Cabello Rondón, señaló la noche de este miércoles que las otras organizaciones que integran la Mesa de la Unidad, "celebraron" la salida de Copei.

Cabello indicó que con esta separación, los partidos Acción Democrática (AD), Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ) aspiran a elevar su número de candidatos en la lista de postulados ante la venidera contienda electoral.

"Voluntad Popular se alegró de lo que le sucedió a Copei, porque saca provecho al posicionar a los candidatos que quedaron por fuera de la primera maqueta presentada luego de las elecciones primarias", dijo.

Además, refirió que tras la designación de Pedro Urrieta como nuevo presidente de Copei en sustitución de Roberto Enríquez, la MUD quiso acelerar la remoción ya que el nuevo dirigente "fue abogado de un gobernador".

En tanto, Enríquez quien fue removido por el TSJ fustigó la "traición" que a su juicio se gestó dentro de este Partido político de derecha, y calificó su salida del grupo como "un golpe de Estado".

"Se desataron las maquinarias de la ambición, la envidia, del odio y el servilismo", afirmó el suspendido, al tiempo que rechazó el "oportunismo y confabulación" de otros líderes opositores como Pedro Pablo Fernández, Antonio Ecarri y Enrique Mendoza.

Otra de las informaciones reveladas por el presidente de la Asamblea Nacional (AN) y alto dirigente del gobierno, Diosdado Cabello, es una posible suspensión por parte de la MUD, del partido Vente Venezuela que dirige la ex parlamentaria, María Machado.

Aseguró que esta medida se evalúa ya que Machado tras no poder concretar la oficialización de su candidatura ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), postuló a la socióloga, Isabel Pereira, en vez de al candidato Freddy Guevara a quien le correspondía asumir legítimamente su reemplazo.

Machado fue inhabilitada por la Contraloría General para ejercer cargos públicos por un período de un año, luego de incumplir con procedimientos administrativos, según declaró la autoridad contralora.

Sobre este particular, el secretario Ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, rechazó que la ex diputada haya postulado a Pereira, sin consultar con la coalición opositora.

"Vimos con agrado la postulación de Pereira, pero aquí quien postula es la unidad", expresó Torrealba luego de anunciar mediante rueda de prensa la expulsión de Copei.

La primera alianza adversa al Ejecutivo venezolano, presenta además de sus discrepancias internas, otras situaciones como lo es la inhabilitación para ser candidatos de cinco de sus dirigentes por incurrir en irregularidades administrativas dispuestas en la Constitución de este país.

Entre ellos se encuentran María Corina Machado (ex legisladora), Daniel Ceballos (ex alcalde procesado por la justicia), Enzo Scarano (ex alcalde procesado), así como Raúl Baduel y Alexander Tirado, quienes se encuentran apresados desde marzo de 2014 por delitos de instigación a delinquir.

Pese a ello, la MUD aspira alcanzar una mayoría parlamentaria ante la venidera contienda, un reto que desde hace más de tres períodos legislativos mantiene vigente.

En los comicios del 2005, partidos como AD, Primero Justicia y Proyecto Venezuela se negaron a participar alegando falta de confianza en el CNE, generando que de 167 escaños en la Asamblea Nacional al menos 150 fueran copados por diputados de izquierda.

Hasta la fecha, las fuerzas adeptas al gobierno del presidente Nicolás Maduro mantienen la mayoría en el Parlamento, con 99 curules de la alianza izquierdista Gran Polo Patriótico (GPP) que incluye al gobernante Partido Socialista Unido y el Partido Comunista de Venezuela.