Caracas. La dividida oposición venezolana realizó elecciones primarias en un tercio de los estados del país este domingo, en un intento por presentar unidad de cara a los comicios legislativos para la asamblea nacional de septiembre.

La oposición, integrada por varios pequeños partidos, casi no tiene escaños en el parlamento tras boicotear las últimas elecciones legislativas de 2005.

"Vamos a salir más unidos que nunca, más triunfantes que nunca", dijo Ricardo Blanco, un político que fue a prisión el año pasado luego de una protesta y desde entonces ha sido elegido como un candidato de la oposición, al canal de televisión Globovisión.

Varios partidos opositores forman parte de una alianza que busca presentar un candidato por cada una de las 165 bancas que se votan en septiembre.

La alianza realiza primarias en sólo ocho estados donde los partidos no se pusieron de acuerdo sobre el candidato.

El Partido Socialista del presidente Hugo Chávez realiza primarias para la mayoría de sus candidatos antes de elecciones, pero la oposición no lo hace.

El ex candidato presidencial Manuel Rosales fue elegido para competir por un escaño. Rosales está actualmente exiliado en Perú tras ser acusado de corrupción en un caso que él dice es motivado políticamente.

Si gana el escaño en la asamblea, estará protegido por la inmunidad legislativa.

Sin la unión, la oposición tendría problemas para acortar la enorme mayoría del partido gobernante, pese a una caída en la popularidad de Chávez a menos de 50% debido a una larga recesión y la escasez de electricidad y agua.

Chávez, quien ha prometido cerrar la brecha entre ricos y pobres en la nación exportadora de crudo y es el más acérrimo crítico de Washington en América Latina, es un imponente candidato que ha ganado la mayoría de las elecciones desde que tomó su cargo en 1999.