Caracas. El ex alcalde venezolano Daniel Ceballos abandonó este jueves la huelga de hambre que sostenía desde hace 20 días para reclamar la liberación de otros políticos opositores que, como él, purgan condenas en cárceles venezolanas.

Patricia de Ceballos, esposa del dirigente, había alertado sobre el deterioro de la salud del ex alcalde, que fue detenido en el 2014 acusado de azuzar una ola de protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro en el occidente del país, donde las revueltas fueron más violentas.

"Recibí una llamada de mi esposo, me dijo que decidió parar hoy (jueves) la huelga de hambre, ya le colocaron suero vía intravenosa", escribió de Ceballos en su cuenta de Twitter, quien fue elegida alcaldesa de la ciudad de San Cristóbal después de que su esposo fue separado del cargo por la justicia.

Ceballos y el líder opositor Leopoldo López iniciaron sus huelgas de hambre a finales de mayo para demandar la liberación de los que consideran "presos políticos".

López no ha consumido alimentos desde hace 18 días. Y se mantendrá en huelga, dijo el coordinador de su partido Voluntad Popular, Freddy Guevara.

La oposición denuncia la existencia de decenas de presos de conciencia.

También solicitaban cambiar el centro de reclusión de Ceballos, luego de que fuera trasladado a una cárcel en el interior del país desde la prisión militar a las afueras de Caracas donde compartía arresto con López.

Más tarde el jueves, el Defensor del Pueblo, Tarek Saab, informó que Ceballos será trasladado a una nueva prisión en la capital, sin ofrecer más detalles.

"Nuestro objetivo de lograr que el ciudadano Daniel Ceballos levantara huelga contó con colaboración de familiares, abogado y Ejecutivo Nacional", agregó Saab en Twitter.

La oposición denuncia la existencia de decenas de presos de conciencia. Y aunque organismos internacionales y de derechos humanos han pedido a Maduro que libere a los políticos encarcelados bajo cargos de intentar desestabilizar el país, el mandatario ha dicho que la justicia es autónoma y que los detenidos son criminales.

Si bien la esposa de Ceballos dijo que su esposo empezó a sufrir dolencias por la inanición y que pesaba apenas 57 kilos, la fiscalía dijo esta semana que visitó al opositor y que no detectó "ninguna anomalía" en su salud.