El líder opositor venezolano Leopoldo López aseguró en una carta que escribió desde la cárcel que no tiene miedo al gobierno del presidente Nicolás Maduro, y reiteró su inocencia.

"A pesar de la incertidumbre que representa estar en manos de un verdugo que tiene preso a todo el pueblo venezolano, que ha expropiado el futuro de los jóvenes y pisado su presente, no tengo miedo. Tengo la compañía de mi inocencia y la certeza de haber hecho lo correcto", explica en la misiva publicada hoy por el diario español El País y reproducida por la agencia DPA.

El dirigente del partido Voluntad Popular, que permanece en la prisión de Ramo Verde desde el 18 de febrero tras entregarse a las autoridades venezolanas, destaca que su arresto "no es consecuencia de lo sucedido el 12-F" (12 de febrero, cuando se iniciaron las protestas en Venezuela), sino "el resultado de una larga persecución por parte de la sinrazón, de un régimen intolerante, represivo y corrupto".

Aquel día, los enfrentamientos entre manifestantes y policías dejaron tres muertos en Caracas.

López se enfrenta a varios cargos, incluyendo asociación para el delito, que prevé penas de hasta diez años de cárcel.

"Era consciente de que sería otra víctima de una justicia injusta, de un proceso infame, como lo han sido tantos presos políticos que ha cobrado este régimen", señala la carta. "Yo lo decidí así y no me arrepiento", sentenció.

López destacó que "vale la pena" que su encarcelamiento esté contribuyendo "al despertar de los venezolanos" y a que "el mundo comience a prestar atención a lo que sucede en Venezuela".

"Debemos demostrar que ya no estamos dispuestos a seguir bajo un modelo fracasado y corrupto, ni a creer en un falso intento por establecer la paz a punta de plomo", postuló el dirigente opositor antes de afirmar que "han pasado ya 15 años, no podemos esperar más, Venezuela necesita un cambio".