Managua. La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua convocó este martes a un paro nacional (huelga) de 24 horas para este jueves, para presionar al presidente Daniel Ortega a que "cese la represión" y regrese al diálogo nacional suspendido el mes pasado.

El anuncio fue hecho en rueda de prensa por representantes de los sectores que integran la coalición -empresa privada, sociedad civil, movimiento estudiantil y productores campesinos-, tras un creciente aumento de la violencia y el terror en las principales ciudades del país.

La huelga supone la paralización de actividades en todo el sector privado de la economía, incluyendo el comercio, el turismo y el transporte público y de carga en todo el país. En un documento leído ante los periodistas, los opositores instaron a los trabajadores públicos a que también se ausenten "de manera masiva" de sus puestos de trabajo, a fin de que no sufran represalias por parte del Estado.

Exigen respuesta "inmediata" de Ortega. El sistema de educación pública y privada en todos sus niveles está paralizado desde hace semanas, a raíz de la crisis que ha dejado más de un centenar de muertos desde abril pasado, según organismos de derechos humanos independientes.

La Alianza exigió de Ortega "una repuesta inmediata a la Conferencia Episcopal sobre la reanudación del diálogo nacional", entendido como "el camino para revisar el sistema político de Nicaragua de raíz" a fin de "lograr una auténtica democracia y justicia".

El diálogo quedó suspendido el 23 de mayo, debido a que la delegación oficial se negó a incluir en la agenda el tema de la democratización, que incluye una convocatoria a elecciones anticipadas y el retiro de Ortega del Gobierno a corto plazo.

"Este es un paro cívico, nacional y pacífico, que abarca a todo el país y a todas las actividades económicas, salvo aquellas relacionadas con la protección de la vida", señaló el comunicado.