Brasilia. La Orden de Abogados de Brasil (OAB) presentó este jueves a la Cámara de Diputados una nueva solicitud de "impeachment" (juicio político) contra el presidente Michel Temer, con base en dos presuntos delitos derivados de una conversación grabada.

     El presidente de la OAB, Claudio Lamachia, acusó Temer de omitir a las autoridades presuntos delitos reportados por uno de los dueños de la empresa JBS, Joesley Batista, quien grabó a Temer, como la compra de jueces y de un fiscal que participó en las investigaciones contra la empresa.

     Temer fue acusado antes por la OAB de proceder de manera incompatible con el cargo, al recibir a un hombre de negocios fuera de la agenda pública, en la residencia oficial, con el fin tratar asuntos de interés de la compañía.

     "Tal hecho demuestra que, aunque salvadas las precauciones necesarias sobre juicios definitivos cuando la etapa inquisitorial, (es) acto de gravedad innegable, incompatible con las obligaciones constitucionales de la administración pública", señaló la OAB.

El juicio político, resaltó, se justifica porque Temer escuchó que Joesley Batista "compró" a dos jueces y a un fiscal y no hizo nada al respecto.

     La presentación de la solicitud de juicio político fue aprobada por 25 de las 27 seccionales de la OAB durante el último fin de semana.

     Con la de la OAB suman al menos 15 solicitudes de "impeachment" contra el presidente de Brasil, quien se mantiene firme en su posición de no renunciar al cargo a pesar de las fuertes presiones en ese sentido.

     La OAB sugiere llamar a cinco testigos para que el Congreso investigue las acusaciones, a Joesley y a su hermano Wesley Batista; al director de relaciones institucionales de JBS, Ricardo Saud; el director ejecutivo de relaciones institucionales de la empresa, Francisco de Assis e Silva; y al Procurador General de la República, Rodrigo Janot.

     Para Lamachia, una presunta edición en el audio de la conversación entre el empresario y Temer es irrelevante, pues considera que no altera la irregularidad del hecho.

     El juicio político, resaltó, se justifica porque Temer escuchó que Joesley Batista "compró" a dos jueces y a un fiscal y no hizo nada al respecto.

     "Este es un hecho que se convirtió en indiscutible. Incluso si hay algún cambio, interferencias en el audio, el presidente no negó la reunión en tres entrevistas a medios de prensa ", dijo.

     La apertura del juicio político depende de la aprobación del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, quien ya anunció que "no va a tomar esta decisión de la noche para el día" y no contribuirá a desestabilizar el país.

     El presidente de la OAB dijo que Maia tiene la prerrogativa de aceptar o rechazar la solicitud de juicio político, pero que "debe observar la responsabilidad del cargo que tiene".