La Corte Suprema de Chile ordenó este viernes decomisar bienes por más de US$1.6 millones propiedad del fallecido exdictador Augusto Pinochet y condenó a tres militares en retiro por su responsabilidad en el delito de malversación de caudales públicos en el denominado "caso Riggs".

Los militares en cuestión son Gabriel Vergara Cifuentes, Juan Ricardo Mac-Lean Vergara y Eugenio Castillo Cadiz, sentenciados a penas de cuatro años de prisión con el beneficio de libertad vigilada por su responsabilidad en los delitos económicos.

En 2010, un estudio de la Universidad de Chile determinó que Pinochet acumuló una riqueza superior a US$21.32 millones, de los que 17.86 millones no tenían una justificación contable.

La investigación judicial se abrió en 2004, primero a cargo del juez Sergio Muñoz, después de que una subcomisión del Senado de Estados Unidos revelara la existencia de las cuentas secretas en el Riggs Bank de Estados Unidos y otras entidades financieras.

El descubrimiento se hizo en medio de las indagaciones abiertas a raíz de los atentados de 2001 en las Torres Gemelas y el Pentágono.
Al morir en diciembre de 2006, Pinochet estaba procesado en el "caso Riggs" por fraude al fisco y falsificación de pasaportes y desaforado (paso previo al procesamiento) por malversación de fondos públicos.

En octubre de 2007, el juez Carlos Cerda, el segundo a cargo del caso, procesó a 23 familiares y colaboradores del fallecido exdictador por malversación de caudales públicos, pero un mes después la Corte Suprema revocó 15 de los procesamientos.

El pleno de la Corte Suprema decidió luego, en octubre de 2008, reemplazar a Carlos Cerda por el juez Manuel Valderrama.
El nuevo juez cerró en 2013 una parte de la investigación que buscaba determinar si el tráfico de armas fue uno de los métodos con los que Pinochet incrementó su fortuna a US$21 millones.

Con el fallo de este viernes, y después de 14 años de que estallara el escándalo de las cuentas del banco Riggs, el alto tribunal cerró definitivamente el caso.