Lima. La Corte Interamericana de Derechos Humanos solicitó el lunes a Perú anular un polémico fallo que redujo la condena a militares acusados de matar a 15 civiles y que podría beneficiar al ex presidente Alberto Fujimori, actualmente en prisión.

La corte, cuyas sentencias son vinculantes para los Estados adheridos a esta jurisdicción que forma parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), emitió una resolución sobre el caso en que afirma que el fallo es "incompatible" con los compromisos adquiridos por Perú en materia de derechos humanos.

En julio pasado, una sala de la Corte Suprema de Perú redujo la condena de prisión a integrantes del llamado Grupo Colina, incluido el ex asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos, tras anular el delito de lesa humanidad de una anterior sentencia.

Las sentencias fueron bajadas en algunos casos de 25 a 20 años por la matanza de Barrios Altos, donde las fuerzas de seguridad irrumpieron en una fiesta en la que sospechaban había terroristas y mataron a 15 personas, incluido un niño.

El fallo de la corte local recibió fuertes críticas de grupos civiles, de derechos humanos y hasta sindicatos; mientras que el mismo gobierno del presidente Ollanta Humala -un militar retirado- presentó una apelación en busca de anular el dictamen.

La apelación aún está pendiente en la máxima corte de Perú y el caso fue llevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por grupos peruanos de derechos humanos.

"De no subsanarse (el fallo) se mantendría la violación del derecho de las víctimas o sus familiares a obtener de los órganos competentes del Estado el esclarecimiento de los hechos violatorios, a través de la investigación, juzgamiento y sanción de todos los responsables", dijo un comunicado de la CIDH.

Plazo para anular fallo. El presidente del Poder Judicial de Perú, César San Martín, dijo a periodistas que el país tiene plazo, según la resolución de la CIDH, hasta el 20 de enero para anular la sentencia.

"Se procederá a dictar un nuevo fallo que cumpla con los estándares de la Corte Interamericana" de DDHH, afirmó.

Activistas de derechos humanos afirman que la reducción de la condena a los miembros del Grupo Colina -impuesta en el 2010- podría beneficiar al ex presidente Fujimori, condenado a 25 años de prisión por la misma matanza.

Los asesinatos se dieron durante los primeros años del mandato de Fujimori, quien gobernó entre 1990 y 2000. El ex presidente fue sindicado como autor mediato de estas muertes y desapariciones y condenado por el delito de lesa humanidad.

La defensa de Fujimori, quien implementó una política con mano dura contra los insurgentes en Perú, prepara desde hace varios meses acciones legales en busca de anular la condena del ex mandatario apelando vicios procesales.

La histórica sentencia a Fujimori, la primera condena a un presidente de América Latina por violación a los derechos humanos en un proceso llevado en su propio país, fue alabada a nivel internacional en materia de lucha contra la impunidad.