Asunción. El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) denunció este jueves que los guardas de la penitenciaria de Encarnación aplican la tortura de "manera sistemática" a la población carcelaria de ese centro, ubicado en la ciudad del mismo nombre, en el sur de Paraguay.

La denuncia, resultado de la investigación del ente estatal en la cárcel, que cuenta con una población penitenciaría de 865 personas, detalla que las torturas y abusos son aplicados por "los agentes penitenciarios para controlar disciplinariamente a la población privada de libertad".

El MNP asegura que los presos son golpeados por guardas y celadores con "objetos contundentes, además de patadas y golpes en diversas partes del cuerpo, incluyendo el conocido como pypyte o golpe en la planta de los pies".

Añade que los relatos de torturas fueron corroborados por un equipo del MNP que realizó visitas a la cárcel en el periodo comprendido entre julio y diciembre de 2014.

En ese tiempo, según el comunicado, el equipo constató esa situación "a través de heridas, hematomas y lesiones que presentaban algunas personas privadas de libertad que referían haber sido torturados recientemente".

Denuncian además que esas actuaciones quedan impunes porque "son toleradas y hasta propiciadas por la misma dirección del establecimiento".

En ese sentido, el MNP responsabiliza de esas prácticas ilegales al director de la prisión, el policía retirado Alberto Wenceslao Cardozo.

El MNP fue creado con objeto de "prevenir prácticas o situaciones que puedan ser propicias, faciliten o puedan derivar en torturas u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes hacia personas privadas de libertad o en situación de encierro o custodia".