El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, acusó a Rusia de haber lanzado ataques cibernéticos contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), como parte de una serie de intentos de atentar contra la democracia en Occidente.

"El ejemplo de la semana pasada es serio, ya que forma parte de un patrón. Ya hemos visto antes ataques similares de los rusos. Rusia recurre a tácticas híbridas, incluidas las cibernéticas, para inmiscuirse en los procesos democráticos en una serie de países, incluidos miembros de la OTAN, y para atacar a instituciones internacionales", dijo Stoltenberg, luego de reunirse en Zagreb con el primer ministro croata, Andrej Plenkovic.

Stoltenberg subrayó que en respuesta a las actividades de Rusia, la OTAN ha intensificado la cooperación de inteligencia e invierte más en su capacidad cibernética, en el marco de la mayor adaptación de la Alianza desde la Segunda Guerra Mundial.

Varios países occidentales han acusado en los últimos días a Rusia y su agencia de inteligencia militar, GRU, de ataques cibernéticos. El jueves pasado, el Gobierno holandés dio a conocer que en abril expulsó a cuatro agentes del GRU cuando preparaban un ataque cibernético contra la red de internet de la OPAQ, cuya sede está en La Haya.