Paris/Misrata, Libia. La OTAN planea usar helicópteros en Libia para superar un estancamiento militar en su disputa con las fuerzas leales a Muammar Gaddafi, dijo este lunes una fuente diplomática francesa.

Los persistentes combates en Misrata, la ciudad que controlan los rebeldes en el oeste del país, ilustran la magnitud del problema que enfrentan las fuerzas insurgentes y la OTAN.

Los rebeldes dicen que las tropas de Gaddafi estaban intentando avanzar en la asediada ciudad bajo una lluvia de cohetes y morteros.

El diario francés Le Figaro reportó que el barco de guerra Tonnerre envió a Libia 12 helicópteros, que podrían lanzar ataques más precisos contra blancos de Gaddafi que los aviones fijos, el 17 de mayo.

"No son sólo helicópteros franceses (...) es una acción coordinada por la coalición", dijo la fuente diplomática, en respuesta al reporte del diario. "Es a nivel de la OTAN", agregó.

La fuente aclaró que la medida no podría considerarse como parte de una estrategia para usar tropas terrestres en el conflicto, que ingresó en el cuarto mes.

Una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU permite a la OTAN atacar a las fuerzas de Gaddafi en defensa de la población civil, pero excluye explícitamente cualquier ocupación militar.

Críticos de esa decisión, como Rusia, acusaron a la OTAN de abusar de su mandato al dirigir una campaña sistemática para forzar el fin del mandato de 41 años de Gaddafi.

No hubo comentarios inmediatos de la coalición. Un portavoz del Ministerio de Defensa británico dijo: "No tenemos planes de desplegar helicópteros de ataque". El portavoz de las fuerzas armadas francesas, Thierry Burkhard, se negó a confirmar el reporte.

Llamados al cese al fuego. Gaddafi describe a sus oponentes como extremistas religiosos, criminales y mercenarios apoyados por países extranjeros y dice que no tiene intención de renunciar como los autocráticos líderes de Egipto y Túnez derrocados en la "primavera árabe" de protestas que sacudieron a Oriente Medio.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo que el lunes se reuniría con una delegación de la "oposición" libia en un esfuerzo por promover un cese al fuego y negociaciones.

"Es importante en esta etapa acordar los participantes de las futuras conversaciones -que espero sean pronto pero en cualquier caso son inevitables- que representarán los intereses de todas las fuerzas políticas, todas las tribus de Libia", sostuvo.

Los rebeldes han rechazado propuestas previas de declarar un cese al fuego y negociar con el Gobierno de Gaddafi e insisten en que el líder, sus aliados y su familia deben renunciar como parte de cualquier acuerdo.

El domingo, la encargada de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, prometió apoyar a los rebeldes en el este de Libia, en la visita de más alto rango de un funcionario extranjero a la zona desde el inicio de la revuelta contra Gaddafi.

"Estamos aquí en el largo plazo y lo que podemos ofrecer es respaldo a las instituciones y la economía libias. Vamos a estar aquí para apoyarlos plenamente", dijo Ashton en el bastión rebelde de Bengasi, donde abrió una oficina de la UE.

En tanto, Túnez dijo que el principal funcionario petrolero de Libia se encuentra en la nación vecina y que cree que ya no trabaja para Gaddafi, luego de afirmaciones rebeldes de que el funcionario habría desertado.

El paradero de Shokri Ghanem, presidente de la petrolera estatal libia NOC y una figura central en el Gobierno, ha sido un misterio desde que una fuente de seguridad tunecina dijo la semana pasada que desertó. Libia ha negado esta información y dijo que él sólo está en un viaje oficial a Túnez, Europa y Egipto.

"Creo y sospecho que el señor Ghanem abandonó Libia y que ya no está trabajando con el régimen de Gaddafi. Probablemente esa es la razón por la cuál viajó a Túnez", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Túnez, Mouldi Kefi, en una visita a Tokio.

Ghanem se está quedando en un hotel en un pequeña isla tunecina, declaró Kefi en una rueda de prensa. Pero al ser consultado sobre si Ghanem planea viajar a otros países, Kefi dijo: "Sólo Dios sabe lo que está en la mente del señor Ghanem".