Bruselas. La OTAN reconoció su responsabilidad por un ataque aéreo que mató a civiles en Trípoli el domingo.

"Una instalación militar de misiles fue el objetivo deseado de los ataques aéreos en Trípoli de anoche", dijo un comunicado de la OTAN.

"Sin embargo, al parecer un arma no impactó el objetivo deseado, lo que habría sido por una falla en el sistema de armamento, que podría haber causado una serie de víctimas civiles", admitió.

Horas antes autoridades libias dijeron que un ataque de la OTAN impactó una casa en Trípoli y causó la muerte a varios civiles, por lo que el organismo dijo que investigaría la acusación, que podría sembrar nuevas dudas sobre su misión.

En otro frente de la batalla que lleva ya cuatro meses para expulsar al líder libio Muammar Gaddafi, un médico de Misrata afirmó que ocho combatientes rebeldes habían muerto y 36 habían resultado heridos luchando contra tropas gubernamentales, y que se oían cohetes cayendo sobre la ciudad-puerto.

A primera hora del domingo, funcionarios del Gobierno llevaron a reporteros a una zona residencial en el distrito Souq al-Juma en Trípoli, donde vieron un cuerpo mientras era sacado de los escombros de un edificio destruido.

Más tarde, en un hospital, les mostraron los cuerpos de dos niños y tres adultos que, según dijeron, estaban dentro del total de civiles muertos en la ofensiva.

El ministro de Asuntos Exteriores libio, Abdelati Obeidi, dijo que el ataque de la OTAN era un "intento patético (...) de quebrantar el espíritu del pueblo de Trípoli y permitir que pequeños grupos terroristas provoquen inestabilidad y desorden en la pacífica ciudad".

Funcionarios libios anunciaron anteriormente la muerte de siete personas, pero Obeidi corrigió que eran nueve muertos y 18 heridos.

"Nunca perdonaremos, nunca olvidaremos, estamos aquí; en nuestra tierra, unidos con nuestro líder, preparados para la paz y para la lucha por nuestra libertad y honor" dijo Obeidi.