Tegucigalpa. Cansados de las violaciones a los derechos de los niños, líderes de asociaciones de padres de familia realizaron este viernes una marcha pacífica hacia la Casa Presidencial de Honduras, para exigir al presidente Porfirio Lobo Sosa que instale un diálogo con las organizaciones magisteriales de Honduras.

Los maestros cumplen hoy 20 días en paro de labores en protesta por la crisis financiera que atraviesa el Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema), la socialización de la Ley de incentivo a la participación comunitaria para mejorar la calidad educativa que promueve el Congreso Nacional de Honduras y el decreto de emergencia que autoriza la destitución de docentes en huelga y la contratación temporal de personal para sustituirlos.

Los padres, aseguran que el objetivo de la marcha es "exigir al presidente 'Pepe' Lobo (que se instale un) diálogo hoy".

"Si va a haber clases, que primero se resuelva la problemática magisterial, no queremos clases por encima de los derechos de los maestros ni de las maestras, queremos clases pero primero resolviendo la problemática magsterial", agregó.

"Ya estamos cansados que nuestros hijos, nuestras hijas, viendo violencia todos los días por la televisión, por la radio, lo que hay aquí es una violencia estatal", dijo Nahum Santos, uno de los padres presentes en convocatoria.

El dirigente afirmó que hoy sólo fueron convocados los directivos, aunque no descartó que la próxima semana se realicen movilizaciones con las bases de las asociaciones en la capital de Honduras.

Lobo: maestros deben retomar el diálogo. Por su parte, "Pepe" Lobo, quien visitó hoy a los militares que resultaron heridos ayer durante las protestas del magisterio, reiteró que utilizará todos los recursos legales en el marco al respeto de los derechos humanos, para garantizar el derecho de los niños y jóvenes a la educación.

"Aquí nadie les ha dicho que no se puede manifestar libremente la gente, es un derecho que la gente tiene", expresó.

El mandatario de Honduras manifestó que los maestros no tienen intención de resolver el conflicto y que el gobierno tiene el derecho de nominar a sus representantes en el diálogo, al igual que los docentes presentan a sus voceros.

Lobo aseguró que la crisis educativa "ya se va a arreglar" y que su labor no es "cumplir con grupos privilegiados ni de arriba ni de en medio".

Sobre la situación del Inprema, sostuvo que es imposible la quiebra de la institución porque el Estado de Honduras garantiza su existencia y que es deber gubernamental "sanearlo" para que los jubilados puedan acceder a su pensión.

Anunció que el lunes iniciarán los operativos para identificar los centros educativos que han sido abandonados por los maestros y nombrar a sus sustitutos.