Tokio. El gobierno de Pakistán hará una "investigación completa" para saber por qué sus servicios de inteligencia no hallaron a Osama Bin Laden, a quien un comando secreto estadounidense mató este domingo cerca de Islamabad, dijo anoche el embajador paquistaní en Washington, Hussain Haqqani.


"Es evidente que Bin Laden disponía de una red de apoyo. La cuestión es saber si esa red se encontraba en el seno del gobierno, del estado paquistaní o de la sociedad paquistaní", declaró el diplomático a la cadena CNN, según recogió la agencia DPA.

Haqqani agregó que "sabemos que ciertas personas comparten el esquema de pensamiento" del dirigente máximo de Al Qaeda y no descartó que "fue beneficiado con la protección de ciertas personas".

Por otra parte el presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, negó este martes que su país haya participado de forma directa en la operación que dio muerte al líder de Al Qaida, Osama Bin Laden.

La misión comando "no fue ninguna operación conjunta" de fuerzas de seguridad estadounidenses y paquistaníes, afirma Zardari en un artículo para el "Washington Post".

Sin embargo, sí indica que "una década de colaboración constante y la asociación entre Estados Unidos y Pakistán" derivó finalmente en la muerte del líder terrorista.

Zardari saludó que la muerte de Bin Laden acabe con "uno de los mayores males del nuevo milenio". También las víctimas de los ataques impulsados por él obtuvieron ahora justicia.

El presidente apunta asimismo que se lo encontró en un sitio donde no se sospechaba que estaba.

Una unidad especial estadounidense mató a Bin Laden en una casa ubicada a unos 60 kilómetros al norte de la capital paquistaní, Islamabad.

Poco después el jefe del servicio secreto paquistaní ISI, Ahmed Shuja Pasha, declaró en la televisión que se había tratado de una operación conjunta. Sin embargo, otras fuentes señalaron que los paquistaníes solo habían apoyado a las tropas norteamericanas.