Ginebra. El ministro de Asuntos Exteriores de Palestina, Riyad al Maliki, definió este miércoles la situación en Gaza de "catástrofe humanitaria" e hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que obligue a Israel a cesar la "indiscriminada agresión israelí".

"Lo que ocurre en Gaza es una catástrofe humanitaria. ¿Cuál es el número de muertos que tiene que haber para que Israel pare? ¿ Cuál es el número de hogares destruidos para que Israel pare?. Hago desde aquí un llamamiento a la comunidad internacional para que actúe y obligue a Israel a cesar la agresión", afirmó Al Maliki.

El canciller hizo estas declaraciones durante una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de Naciones sobre la incursión israelí en Gaza.

Al Maliki dijo que "Israel tiene la llave de la paz en la región", y recordó a las 600 personas asesinadas, el 74% civiles, durante las dos semanas de incursión israelí en la Franja.

"Se están cometiendo crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra", afirmó.

El ministro recordó también a los habitantes de Cisjordania y a las 1.200 personas que han sido detenidas, muchas de ellas en detención administrativa -presas sin que sobre ellas pesen cargos- en el último mes.

El canciller acusó a Israel de tener como objetivo "centros médicos y periodistas", impidiendo así que los heridos puedan obtener el tratamiento sanitario necesario, y recordó que 18 centros hospitalarios han sido objeto de bombardeos.

El ministro denunció "la destrucción de infraestructuras vitales" como el sistema de agua y saneamiento, electricidad, y carreteras, "lo que sólo lleva a más sufrimiento del pueblo palestino".

Al Maliki se refirió a los casi 70 años que el pueblo palestino sufre la agresión israelí y la ocupación de su legítimo territorio, y solicitó el desbloqueo de la Franja de Gaza.

"Las víctimas de esta incursión son 900.000 personas".

El ministro recordó también a los habitantes de Cisjordania y a las 1.200 personas que han sido detenidas, muchas de ellas en detención administrativa -presas sin que sobre ellas pesen cargos- en el último mes.

Ante esta realidad, Al Maliki pidió a la comunidad internacional que obligue a Israel a parar su ofensiva y a asumir sus responsabilidades y castigue a los responsables de los crímenes cometidos.