Ramallah, Cisjordania. La reanudación del proceso de paz en Oriente Medio inspira poca confianza entre muchos palestinos, quienes dicen que la perspectiva de un Estado independiente al lado de Israel no parece más que un sueño.

"Ha habido muchas conversaciones de paz, pero no hemos visto resultados. Ya no tenemos esperanzas", dijo Luay Cava de 30 años, quien estaba aún en la escuela cuando los líderes palestinos e israelíes comenzaron a hablar de paz por primera vez dos décadas atrás.

Su abatimiento refleja profundo un pesimismo entre los palestinos sobre las perspectivas de una nueva ronda de conversaciones de paz mediadas por Estados Unidos, que empezarían en septiembre.

Las conversaciones son el último capítulo de un proceso de paz que, interrumpido por varios años de violencia, ha dado a los palestinos un limitado auto-gobierno, pero sin Estado, en tierras ocupadas por Israel desde la guerra en Oriente Medio en 1967.

Hoy, la idea de ese Estado emergiendo en Cisjordania, la Franja de Gaza y el este de Jerusalén -la meta establecida del liderazgo- parece lejana para muchos palestinos.

Dicen que sus esperanzas han sido erosionadas por las políticas israelíes, el fracaso de Estados Unidos de forzar a Israel a realizar concesiones y el fallo de sus propios líderes, que se han vuelto cada vez más débiles y divididos desde la muerte de Yasser Arafat en el 2004.

Gobiernos palestinos rivales han surgido en Gaza y Cisjordania, creando una división que ha complicado al que ya era uno de los conflictos más difíciles del mundo.

Por ahora, evitar un deterioro de la situación es lo mejor que se puede esperar, dijo Ahmad Aweidah, jefe de la bolsa de valores palestina, establecida cuando las esperanzas de paz eran altas en la década de 1990.