Pasar al contenido principal
Panamá declara dos nuevas áreas protegidas
Miércoles, Septiembre 23, 2015 - 09:45

Las dos nuevas áreas marinas protegidas contribuye a la conservación de las zonas de montañas submarinas, importantes para las especies residentes y las altamente migratorias, las cuales generan otros bienes y servicios para beneficio de todos.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, firmó los decretos que declaran la Cordillera de Coiba (Pacífico) y Banco Volcán (Caribe) como nuevas áreas marinas protegidas, convirtiendo a Panamá en uno de los países que cumple con el objetivo de las Naciones Unidas de establecer al menos el 10% de sus aguas jurisdiccionales como zonas bajo protección especial.

“Estas dos nuevas áreas marinas protegidas reafirman nuestro compromiso de administrar el Estado con una gestión ambiental responsable, velando para que se conserven ecosistemas claves que albergan la biodiversidad marina de Panamá”, apuntó el mandatario.  

Las dos nuevas áreas marinas protegidas contribuye a la conservación de las zonas de montañas submarinas, importantes para las especies residentes y las altamente migratorias, las cuales generan otros bienes y servicios para beneficio de todos.

Con esta medida Panamá estaría cumpliendo con una de las Metas Aichi, o metas globales para la diversidad biológica, la cual establece que los países deben declarar al menos el 10% de sus zonas marinas y costeras, como sistemas de áreas protegidas administrados de manera eficaz y equitativa.

En tanto, la ministra de Ambiente, Mirei Endara destacó que con estas dos nuevas áreas marinas protegidas, que suman un total aproximado de 31,435 kilómetros cuadrados, Panamá aumenta su superficie bajo áreas de manejo y protección, de 3,7% a 13,5% de sus aguas jurisdiccionales.

Esta iniciativa es impulsada por el Ministerio de Ambiente (MIAMBIENTE), con el apoyo científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) y el respaldo institucional de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt).

La decisión convierte a Panamá en uno de los países del mundo en cumplir con la meta de la Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB) de las Naciones Unidas, que establece que un mínimo del 10% de las aguas marinas y costeras de un país sean protegidas para el año 2020, ya que con estas declaratorias el país alcanza un 13,54% de esta cobertura.

Autores

Agencia de Noticias Panamá