Bogotá. El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, dijo que era la obligación de su país conceder el asilo político a la ex directora del DAS María del Pilar Hurtado, tal como lo ha hecho en otras ocasiones con políticos de la región como el presidente Hugo Chávez o el ex presidente ecuatoriano Abdalá Bucarám.

Señaló que no tiene pruebas de que ella sea una perseguida política en Colombia, pero que ella así se lo manifestó y que señaló que teme por su vida, por lo que tomó esa decisión, toda vez que Hurtado colaboró mucho con Panamá cuando fue directora del DAS.

El sábado el presidente Juan Manuel Santos dijo que respetaba la decisión de Panamá, pero señaló que le hubiese gustado, por "simple cortesía" que el gobierno de Martinelli le hubiera avisado sobre el pedido de asilo de Hurtado.

El periódico La Prensa de Panamá dijo este domingo que el asilo habría sido un "favor para Uribe".