Según denunció el Director General del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá, Brayan Alexis Abrego, a unos seis kilómetro de la frontera con Colombia las autoridades han encontrado varios campamentos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con capacidad para albergar a cerca de 16 subversivos.

"Luego de una serie de patrullajes en la frontera, a la altura del río Tuira, en proximidad de la frontera con Colombia, aproximadamente a unos seis kilómetro, se han encontrado estructuras campamentarias para 3 ó 4 posiciones cerca a la frontera", dijo Abrego.

Asimismo, señaló que en territorio panameño, a la altura de 7 kilómetros, se han encontrado cuatro estructuras campamentarias de las FARC, donde se encontraron alimentos, camuflados y equipos de comunicación.

Según explicó el alto funcionario panameño, los lugares eran "bastante frescos" y manifestó que en ninguno de los operativos de las patrullas fronterizas se ha logrado la captura de subversivos.

"Seguimos con la política de seguir llevando la seguridad a todos los panameños en la frontera, y vamos a combatir con toda severidad a las FARC en la zona de frontera común", explicó.

Este martes, los ministros de Defensa de Colombia, Rodrigo Rivera, y de Panamá José Mulino, comenzaron a discutir "un protocolo en materia de seguridad y de cooperación fronteriza para garantizar que esa línea de frontera sea de integración social, económica y cultural, blindada contra toda modalidad de crimen trasnacional".

Mulino, cuyo cargo es ministro de Seguridad Pública, subrayó que las FARC son "un enemigo común" para los dos países, y reveló que en territorio panameño las autoridades han encontrado campamentos vacíos que son utilizados intermitentemente por esa guerrilla colombiana.

"El esfuerzo mancomunado entre Panamá y Colombia es un solo puño", puntualizó Mulino.

El ministro panameño afirmó que "afina" con distintas autoridades colombianas la cooperación mutua en asuntos de lucha contra las drogas y el terrorismo, entre otros.