El gobierno de Panamá destacó este sábado como uno de los logros de la reciente Cumbre de mandatarios del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), el compromiso de trabajar en favor del fortalecimiento de la integración regional.

Panamá asumirá el próximo 1 de julio la presidencia pro-témpore del SICA de manos de Costa Rica.

Este viernes tuvo lugar en San José, la capital de Costa Rica, una cumbre de mandatarios del área en la que también estuvo presente el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El ministro de Relaciones Exteriores panameño, Fernando Núñez Fábrega, explicó que entre los compromisos asumidos por la región está el tema de avanzar en la consolidación de un sistema energético común, en una mayor integración económica y en trazar programas para construir una sociedad centroamericana más justa.

La cancillería panameña destacó a través de un comunicado que el diálogo con Obama permitió a los mandatarios centroamericanos desarrollar una agenda de temas puntuales.

Entre estos temas se encuentran la seguridad ciudadana, el uso de energías limpias y renovables, el crecimiento económico, el fortalecimiento de la institucionalidad y el desarrollo del capital humano.

Asimismo, la cancillería destacó que cada presidente hizo una exposición sobre un tema de interés para la región.

En ese contexto, el gobernante panameño planteó la necesidad de la energía limpia para el desarrollo económico y de buscar alternativas para que los países de Centroamérica tengan acceso a comprar el gas norteamericano a precios competitivos.