Tras entrevistarse con el papa Francisco, las víctimas de abusos sexuales por parte de Fernando Karadima -Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo- emitieron una conferencia de prensa desde Roma.

James Hamilton leyó un comunicado en nombre de los tres, en el cual lamentó que durante 10 años fueran tratados como enemigos de la Iglesia por luchar contra el abuso sexual y el encubrimiento. Sin embargo, afirmó que “estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia”.

“El Papa nos pidió formalmente perdón, a nombre propio y a nombre de la iglesia universal”, manifestó.

Asimismo, indicaron que pudieron conversar de manera franca con Francisco, abordando temas difíciles, como el abuso sexual, de poder y el encubrimiento. “No nos referimos a ellos como pecados, nos referimos a ellos como crímenes y corrupción, que no se agotan en Chile, que son una epidemia. Han destruido a niños y niñas que confiaron y fueron traicionadas en su fe y confianza”, advirtió.

Hamilton reveló que el líder religioso les pidió su opinión sobre aspectos concretos, como el encubrimiento, calificándolo de grave, ya que sostiene, replica y hace impune el abuso.

En esa línea, aseguraron que esperan medidas ejemplificadoras por lo ocurrido, de lo contrario “todo esto será letra muerta”.

"Durante casi 10 años hemos sido tratados como enemigos, porque luchamos en contra del abuso sexual y el encubrimiento. Estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia, totalmente distinto al que conocimos antes", dijo la declaración.

"Conversamos acerca del ejercicio patológico e ilimitado del poder que es piedra angular del abuso sexual y del encubrimiento. Le expresamos que la Iglesia tiene el deber de transformarse en aliada y guía en el mundo respecto de la lucha contra el abuso y de ser refugio para las víctimas, cosa que hoy no ocurre", agregó.

En un giro dramático a su posición, el Papa Francisco reconoció el mes pasado que se habían cometido "graves errores" en el manejo del escándalo de abusos sexuales en Chile y dijo que se avergonzaba por lo ocurrido.

Su declaración ocurre tras una investigación del Vaticano sobre las acciones del obispo Juan Barros, quien fue investido por el Papa en 2015 pese a las acusaciones de que encubrió los abusos sexuales de menores por parte de su mentor, el padre Fernando Karadima.

El miércoles, los tres hombres dijeron que el Papa se había mostrado "muy atento, receptivo y empático con nuestra causa".

En el comunicado, describieron los abusos sexuales como "una epidemia que destruyó miles de vidas" y dijeron que habían hablado con Francisco de manera "franca y respetuosa (...) especialmente sobre el encubrimiento de los obispos chilenos".

“Nos comprometimos de enviarle sugerencias durante los próximos días”, añadió James Hamilton.

Por último, agradecieron la invitación e indicaron que acudieron en representación de todas las víctimas.

* Con información de Biobio.cl y Reuters.