El Papa Francisco, en un acto de autocrítica extremadamente inusual, pidió disculpas en su viaje de regreso a Roma a las víctimas que han sufrido abuso sexual de sacerdotes, reconociendo que había "herido a muchos" con comentarios en los que defendió a un obispo chileno que está bajo escrutinio.

Si bien el Papa lamentó su elección de palabras y el tono irritado que usó cuando respondió a la pregunta de una periodista el jueves pasado en Chile, también dijo que estaba seguro de que el prelado en cuestión, Juan Barros -quien es sindicado como uno de los encubridores de los abusos cometidos por Fernando Karadima-, era inocente y que conservaría su cargo.

Según indicó CNN, el líder la Iglesia Católica ofreció una conferencia de prensa en el avión hacia Roma -tras finalizar su polémica gira por Chile y Perú- lo que se extendió por más de una hora y 40 minutos.

De esta manera Francisco pidió perdón por haber usado la palabra “pruebas”, lo que según dijo, fue calificado como una bofetada a las víctimas de abuso sexual.

Tal como consigna T13, el caso de Juan Barros fue investigado y estudiado por las autoridades del Vaticano, señaló Jorge Mario Bergoglio, agregando que -según su parecer- no existe evidencia de culpabilidad y señaló “en base a ese no haber evidencia, que yo espero alguna evidencia para cambiar de postura (…) si no aplico el principio jurídico: ninguno es malo a no ser que se pruebe. Y ahí está la palabra prueba, que yo creo que me jugó una mala pasada”.

Asimismo dio a conocer que en dos oportunidades Juan Barros le entregó una carta de renuncia, lo que él rechazó, ya que a su parecer el obispo de Osorno no es culpable de nada, porque no le han llegado las evidencias.

“El día que me traigan una prueba voy a hablar”. El pasado jueves el papa Francisco se refirió en conversación exclusiva con Radio Bío Bío a la polémica en torno al obispo de Osorno, Juan Barros, señalando que “El día que me traigan una prueba voy a hablar”.

El romano pontífice agregó que “no hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”.

El obispo de Osorno ha sido acusado en reiteradas ocasiones de encubrir los abusos cometidos por Fernando Karadima, mientras era sacerdote de la parroquia El Bosque, en la comuna de Providencia.

Juan Carlos Cruz, víctima del expárroco, reaccionó a la declaración del Papa señalando que “Como si uno hubiese podido sacarse una selfie o foto mientras Karadima me abusaba a mí u otros con Juan Barros parado al lado viéndolo todo“.