Jerusalén. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo hoy que aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría ser más "conveniente" para Israel que su predecesor Barack Obama, la nueva administración aún podría poner límites.

"Después de ocho años de maniobras complicadas en la era de Obama, necesitamos continuar actuando juiciosamente durante la era Trump", declaró Netanyahu tres días antes de reunirse con Trump.

El primer ministro hizo las declaraciones ante los fuertes llamados de la facción Hogar Judío, integrante importante de la coalición de extrema derecha de Netanyahu y partidaria de los asentamientos, de que Netanyahu aproveche la reunión del miércoles para renunciar a la solución de dos Estados al conflicto israelí-palestino.

Hogar Judío apoya una anexión completa de Cisjordania y de la Franja de Gaza, territorios ocupados por Israel en la Guerra de Medio Oriente de 1967 y donde los palestinos desean construir su futuro Estado.

"La situación ahora es más conveniente, pero sería un error creer que no habrá ninguna restricción", afirmó Netanyahu.

La construcción israelí de asentamientos judíos en Cisjordania fue refrenada por la administración Obama.

Desde que Trump tomó posesión, Israel ha aprobado cerca de 5.000 nuevas viviendas en los asentamientos, pese a la fuerte protesta de los palestinos y de la comunidad internacional.