Montevideo. El ministro de Trabajo de Paraguay, Guillermo Sosa, ratificó este miércoles el compromiso del gobierno de erradicar el trabajo infantil, que mantiene una alta incidencia en ese país.

"Hemos decidido combatir fuertemente el trabajo infantil. No nos gusta que los niños estén trabajando porque consideramos que los niños tienen que estar estudiando", dijo Sosa en Asunción, la capital paraguaya.

Según cifras oficiales, unos 436.000 niños y adolescentes de 5 a 17 años realizan algún tipo de trabajo en una población total de 6,8 millones de paraguayos.

"No creemos que sea conveniente que los niños sin haber concluido su proceso educativo ya se encuentren en situación de dependencia laboral", insistió Sosa.

En ese sentido, reconoció que "tenemos situaciones que molestan como gobierno y se está apuntando a combatirlas desde todas las instituciones del Estado".

El 96% de los niños y adolescentes que trabaja efectúa tareas peligrosas, de acuerdo a las estimaciones del Ministerio de Trabajo.

Además, 211.000 niños y adolescentes paraguayos de entre 5 y 13 años trabajan pese a no contar con la edad mínima de 14 años requerida en el Código de la Niñez y Adolescencia.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define la necesidad de erradicar el trabajo infantil que "priva a los niños de su infancia, su potencial o su dignidad y es negativo para su desarrollo físico y mental".