Asunción. Paraguay asistiría a la cumbre de presidentes del Mercosur, pese a que aún persiste un conflicto entre obreros marítimos argentinos y empresas navieras paraguayas que afectó el comercio exterior del país y puso en riesgo su participación en el encuentro.

El presidente Fernando Lugo, dijo este sábado en rueda de prensa que no haría un desaire a su vecino Brasil, país anfitrión de la reunión que se realizará el 16 y 17 de diciembre en la ciudad de Foz de Iguazú, tras ser consultado si participaría de la cumbre.

"Estamos decididos como gobierno no hacerle el vacío a Brasil, que debe pasar la presidencia pro témpore al Paraguay, pero queremos un Mercosur, como siempre hemos dicho, integrado y mucho más equitativo al mismo tiempo", dijo Lugo, tras una jornada de evaluación de gestión junto a sus ministros.

No obstante el mandatario ratificó que espera una solución definitiva al problema desatado por una medida de fuerza del sindicato de obreros portuarios argentino que paralizó los cargamentos con conexión con Paraguay.

La cancillería paraguaya dijo días atrás, que si el conflicto no se resolvía antes del fin de semana el país no asistiría a la cumbre, en la que debe asumir la presidencia temporal del bloque que integra junto a Argentina, Brasil y Uruguay.

La disputa desatada semanas atrás entre el sindicato argentino, que reclama que los obreros navieros de Paraguay tengan condiciones de trabajo similares, y las empresas paraguayas, que denunciaron el bloqueo a sus embarques, afectó a unos 7.000 contenedores que quedaron parados.

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) anunció una tregua de cinco días, que fue considerada como insuficiente por los empresarios paraguayos.

En tanto una reunión entre autoridades argentinas y sindicalistas prevista para este lunes, podría abrir las puertas para una solución al conflicto.

El comercio entre ambos países también se vio afectado por el bloqueo de un paso fronterizo que mantuvo parados a decenas de camiones de carga desde este viernes, cuando comerciantes de la localidad argentina Clorinda cerraron la ruta en protesta contra controles del organismo de sanidad vegetal paraguayo.

La medida de fuerza fue levantada en la tarde de este sábado.