El informe Evaluación del Sistema Nacional de Integridad lanzado por la organización internacional cita los avances logrados en cuanto a la legislación contra la corrupción desarrollada en los últimos 20 años en Paraguay.

El documento destaca la creación de Unidades de Transparencia y el fortalecimiento de la Secretaría de la Función Pública, así como el sistema de contratación pública, una de las áreas más vulnerables a la corrupción debido a las sumas de dinero involucradas.

Sin embargo, existen también una serie de “lagunas” normativas para la prevención de la corrupción, además de un vacío importante a la hora de poner en práctica las leyes, explicó Alejandro Salas, director para las Américas de Transparency International.

Según el informe, la falta de leyes que garanticen el acceso a la información, la participación ciudadana y la reglamentación de conflicto de intereses, entre otras, son medidas pendientes.

El estudio igualmente identificó la necesidad de mayores recursos para instituciones claves para la lucha contra la corrupción. Además, resaltan la necesidad de reducir la interferencia política en estas instituciones que necesitan gozar de autonomía para ser efectivas.

Organizaciones de sociedad civil locales, entre las que se encuentran el Centro de Estudios Judiciales, Semillas para la Democracia, Gestión Ambiental y el Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica, presentaron a la par recomendaciones al Estado paraguayo en el marco de la Convención Interamericana contra la Corrupción de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Este documento, presentado a la OEA en Washington en setiembre pasado, destacan la necesidad de fortalecer las instituciones claves, además de la aprobación de un marco legal adecuado para promover la transparencia.

Durante la presentación de los informes, los participantes de los diversos sectores coincidieron en que el tema de la transparencia y anticorrupción puede ser una base transversal muy sólida para la construcción de una agenda país en vista a las próximas elecciones presidenciales.

“A nosotros no nos interesa hacer un estudio que no se utilice, por ello, invitamos a que la información aquí presentada sea utilizada por actores de diferentes sectores de la sociedad paraguaya como una base para fomentar el diálogo y la cooperación, pensando en el país, y con independencia de colores o preferencias políticas, a fin de seguir construyendo y fortaleciendo un país prospero y libre del flagelo de la corrupción”, sostuvo Salas.