En un breve discurso este domingo a última hora, varias veces interrumpido por sus seguidores, Cartes juzgó que "el gran ganador" del día fue Paraguay, por lo que mostró "orgulloso al mundo" y celebró el "enorme y hermoso compromiso" que significa la jefatura del Estado.

"Quiero para los seis millones de paraguayos lo mismo que quise para mis hijos y mis padres. Sé que se puede. A partir de hoy vamos a empezar a corregir el camino para darle un nuevo rumbo al país", aseguró el empresario, jugando con su lema de campaña, ante miles de simpatizantes colorados frente a la sede de Honor Colorado, su línea interna.

Cartes, que poco antes de su discurso fue felicitado por teléfono por el presidente Federico Franco, pidió además que nadie "se acostumbre a que los jóvenes busquen trabajo en otros países", porque lo que debe ocurrir es que "deben ser guapos (trabajadores) acá".

"Pongamos el hombro. El gran Paraguay nos espera", remarcó el ganador de los comicios, de camisa blanca y bandera tricolor al cuello.

Agradeció a quienes le dieron su voto, pidió "fuerza y sabiduría para honrar los compromisos" con ellos y prometió poner "todo el esfuerzo" para ganarse "la confianza de quienes no nos votaron".

La presencia de Cartes en los festejos llegó a estar en duda por los fuertes dolores que afectan al ganador de los comicios, afectado de ciática, y que lo obligaron a suspender su agenda para quedarse en su casa desde poco después de votar.