Asunción. Paraguay denunció este miércoles que Argentina abrió un canal para desviar agua de un río compartido en una zona de producción ganadera y calificó la situación como "de mucha molestia y muy grave", además de advertir que hará el reclamo por la vía diplomática.

El río Pilcomayo, que nace en los Andes bolivianos, divide los departamentos del Chaco paraguayo en el suroeste de su territorio, una región de clima seco que alberga extensos establecimientos ganaderos, y la norteña provincia argentina de Formosa.

El Ministerio de Obras Públicas paraguayo denunció que Argentina abrió un nuevo canal de forma inconsulta porque no llevó a cabo los trabajos de limpieza de otro desvío ya existente, similar a uno que Paraguay sí se encargó de mantener.

"Este problema se suscita a partir de la inacción precisamente del Gobierno argentino. Los que no hicieron su trabajo son los argentinos", dijo el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Efraín Alegre.

"Esto nos genera una situación de mucha molestia y muy grave", agregó el funcionario, quien presentó documentación a la cancillería para impulsar un reclamo diplomático.

El embajador de Argentina en Asunción, Rafael Romá, fue citado para discutir el asunto con el canciller Héctor Lacognata, dijo un portavoz del ministerio.

Alegre anunció que su cartera trasladará el viernes maquinaria a la zona, situada a unos 500 kilómetros al oeste de Asunción, para tapar el canal argentino.

"Tenemos para garantizar que el agua siga ingresando (...) hemos hecho una inversión de manera sostenida desde hace 10 años. Y esos trabajos están comunicados, informados al Gobierno argentino", dijo el ministro.

"Ellos no hicieron su trabajo y no tienen agua. Nosotros hicimos el trabajo y tenemos agua. Lo que tienen que hacer es limpiar el cauce", añadió.