Asunción. La Cámara de Diputados de Paraguay aprobó este viernes, con cambios, un proyecto de ley que declara el estado de excepción en el norte del país, lo que obliga a que el Senado vuelva a discutirlo antes de que pueda ser aplicado para combatir a un grupo armado que amenaza la zona.

Sería entonces en los próximos días cuando los senadores puedan dar el visto bueno al proyecto propuesto por el gbierno del presidente Fernando Lugo para combatir a miembros del denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), un pequeño grupo que aspira a convertirse en una guerrilla.

La declaración fue adoptada por "la grave conmoción interior generada por los grupos criminales que operan en la zona, poniendo en inminente peligro el funcionamiento regular de los órganos constitucionales", según el texto de los diputados.

Lugo tendrá más libertad de acción para capturar a los miembros del EPP, sindicado como responsable de secuestros y ataques a puestos policiales y edificios estatales, pero la medida supone igualmente una mayor presión para que el mandatario muestre resultados.

Bajo el estado de excepción, un recurso muy utilizado durante la dictadura de 35 años del dictador Alfredo Stroessner, el Poder Ejecutivo puede ordenar detenciones sin orden judicial, restringir reuniones públicas y dar más libertad a los militares para actuar junto a la policía.

"Es una medida extrema que no agrada a muchos pero es el camino que tenemos. Y es la manera que tenemos de exigirle resultados al presidente para que capture a estos delincuentes", dijo el diputado del opositor partido Patria Querida Carlos Soler.

La sesión transcurrió en medio de duras críticas a la política de seguridad de Lugo y los legisladores pusieron especial énfasis en los alcances de la medida y la posibilidad de que pueda dar lugar a excesos de parte de los organismos de seguridad.

"Jurídicamente no corresponde porque es una figura para casos extremos, pero eso es lo de menos porque existe una intención política de dar tranquilidad a la ciudadanía", dijo el diputado del partido derechista UNACE Oscar Tuma.

Secuestros y ataque. Al EPP se le atribuyen cuatro secuestros desde el 2001, el último de un conocido ganadero que fue capturado en su hacienda del norte y liberado en enero tras el pago de un rescate. También reivindicó la colocación de un artefacto explosivo en la sede del Poder Judicial.

Los principales cabecillas del EPP se encuentran internados en los extensos bosques de la zona norte, donde las fuerzas de seguridad actúan sin éxito desde enero.

Lugo pidió al Congreso declarar el estado de excepción tras la muerte de cuatro personas el miércoles que se cree fueron emboscadas por miembros del EPP en la localidad norteña de Arroyito, donde luego fue encontrado un campamento con elementos para prácticas de tiro.

El Senado de mayoría opositora rechazó el proyecto del gobierno el jueves, pero aprobó otro similar que redujo el tiempo de vigencia del estado de excepción y limitó la libertad de los detenidos para salir del país, por temor a que puedan pedir refugio en naciones vecinas.

La medida regirá para los departamentos de Concepción, San Pedro, Amambay, Alto Paraguay y Presidente Hayes, una zona donde coexisten haciendas dedicadas a la cría de ganado con cultivos ilícitos de marihuana, por un plazo de 30 días.